¿Es España la nueva capital del cannabis de Europa?

¿Es España la nueva capital del cannabis de Europa?

Una interesante noticia procedente de los Países Bajos podría convertir a España en la nueva capital europea del cannabis. 

En enero, el Ayuntamiento de Ámsterdam, encabezado por la alcaldesa Femke Halsema, empezó a ganarse las noticias. Además de acordar el traslado de su famoso barrio rojo, el «Red Light District», para fuera del centro de la ciudad, las autoridades se están movilizando para prohibir a los turistas el acceso a sus famosos cafés de cannabis. Se dice que este proceso tiene un «enfoque gradual» y que entrará plenamente en vigor el año que viene.

El motivo de la prohibición es bastante sencillo. Se trata de un reinicio de Ámsterdam como ciudad de visitantes. En lugar de que los visitantes vayan de fiesta, la alcaldesa Halsema quiere promover la «riqueza, la belleza y las instituciones culturales» del país. Sin embargo, se teme que la prohibición de los cafés a los turistas haga que los visitantes acudan a los traficantes callejeros para comprar hierba. Si se crea un mercado negro, los visitantes podrían tener su seguridad y su salud puestas en riesgo. 

Estos cafés han sido un pilar en Ámsterdam desde 1976. Tan populares son los cafés que, según una encuesta reciente, el 57% de los turistas que visitan Ámsterdam mencionaron estos establecimientos como una «razón muy importante» para visitar la ciudad. El 72% de todos los encuestados visitaron estos coffee shops de cannabis durante su estancia. 

Obviamente, el cierre de estas tiendas tendrá algunas implicaciones financieras negativas. Antes de la COVID-19, una media anual de 19 millones de turistas solía visitar Ámsterdam. Había 283 cafés de cannabis diferentes en la ciudad para suplir a una demanda tan alta. En la actualidad, ese número es de 166. Las autoridades de la ciudad creen que solo 68 tendrán que permanecer abiertos para atender a sus residentes locales. 

Renacimiento del cannabis

Por otro lado, parece que España está entrando en su «Renacimiento del cannabis». Ocupa el tercer lugar, por detrás de Estados Unidos e Islandia, como país con mayor consumo medio de cannabis. El cannabis recreativo está ahora incluso legalmente permitido en Cataluña, el hogar de Barcelona. Aquí, uno puede cultivar y consumir cannabis para su uso privado. Quizás la forma más popular de hacerlo es unirse a un club de cannabis. 

Solo en Cataluña hay más de 400 clubes de cannabis, y más de 700 en toda España. En estos clubes, no se «compra» cannabis, sino que se lo «adquiere». La obtención de cannabis es una ventaja de formar parte del club privado, ya que sigue siendo ilegal comprar cannabis directamente en otros lugares. Esto es muy diferente a entrar abiertamente en un café de cannabis en Ámsterdam.

Actualmente, estos clubes de cannabis no están pensados para el turista medio. Estas organizaciones sociales privadas están diseñadas para que solo los miembros puedan invitar a los no miembros al club. Por lo tanto, si no tienes un amigo dentro, buena suerte para entrar. Algunos clubes, sin embargo, permiten a los turistas formar parte de su club si tienen una identificación adecuada y están dispuestos a pagar una cuota de socio y a cumplir sus normas. 

Mirando hacia el futuro, después de la COVID-19, estos clubes están en pleno auge. Son fundamentales para el crecimiento de la economía cannábica española y para ayudar a desarrollar nuevas leyes y regulaciones en torno a la planta. Con la salida de Ámsterdam, Barcelona puede ser la siguiente en ocupar su lugar. El incentivo financiero es muy alto para hacerlo. 

¿Será España la próxima capital europea del cannabis? Solo el tiempo lo dirá.

Deja una respuesta